"LA ESPADA CINCEL - ¡Habla, Yacente!" - Prólogo de Paz Altés -

180 páginas - 16,95 euros - MAR Editor


Valladolid, 1527. Alonso Berruguete, en edad madura, firma el contrato para esculpir su mejor obra, el Retablo de San Benito. No obstante su mecenas, el abad Alonso del Toro, se retracta de lo acordado, pues juzga las tallas como "impropias”. De fondo, la corte de Carlos V, que en ese año de estancia en Valladolid ve nacer al futuro Felipe II. Las convulsiones personales y de la época empujan al escultor palentino a perfeccionar su estilo.

El relato anexo, "¡HABLA, YACENTE!", tiene todos los ingredientes de una leyenda romántica, en la que uno de los famosos 'yacentes' esculpidos por el maestro Gregorio Fernández sirve al esclarecimiento de un crimen, apelando a las debilidades supersticiosas características de nuestros antepasados.

Portada_reedición_Espada_Cincel.jpg