Ventolino y el Collar de la Luna 

“De todas las historias había una que le gustaba de modo especial, el origen de todas. Aquella que se refería a un duende risueño, a una criatura amable e inteligente que revoloteaba, según su hermano,por los techos de la casa”.

 

Nuria está a punto de cumplir 8 años, la edad en que su hermano Alex viajó a Pueritia. Cada noche observa la luna, le pide que envíe sus rayos para que Ventolino pueda aparecer. Pero últimamente el astro se muestra oculto entre las nubes, sumido en una oscuridad absoluta. No sospecha que la causa de aquel misterioso “apagón” supone el inicio de su próxima aventura.